Mantenimiento

INFLADO APROPIADO

Conducir con un neumático que no tiene la presión de inflado correcta es peligroso. Una investigación reciente de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) señala que alrededor del 30 % de los autos y camionetas ligeras tiene al menos un neumático con 8 psi o más por debajo de lo que corresponde (DOT HS 809 317). Los neumáticos desinflados y los vehículos sobrecargados son la principal causa de las fallas de neumáticos. Es sumamente difícil darse cuenta de si los neumáticos están bien inflados con solo mirarlos. Compre un manómetro para neumáticos preciso y controle la presión de sus neumáticos al menos una vez al mes, así como su condición general. Consulte la presión de inflado apropiada para sus neumáticos en el manual del propietario o la placa de información de neumáticos del vehículo. Si ha cambiado el tamaño de sus neumáticos, pregunte al concesionario de neumáticos cuál es la nueva presión de inflado recomendada. Nunca supere la presión máxima indicada en la banda lateral del neumático. Si se asegura de que su vehículo está andando con los neumáticos correctamente inflados, estará más seguro en las autopistas y ahorrará más combustible.

DÓNDE ENCONTRAR LA PRESIÓN DE INFLADO CORRECTA PARA EQUIPOS ORIGINALES

Encontrará la presión recomendada para el equipo original (OE, por sus siglas en inglés) en una placa o adhesivo en el marco de la puerta del conductor, la guantera o cerca de la tapa del tanque de combustible. Si su vehículo no tiene una placa, consulte el manual del propietario o con el fabricante del vehículo, el fabricante del neumático o su concesionario de neumáticos local. La placa del neumático le indica la carga máxima del vehículo, la presión del neumático en frío y el tamaño del neumático que recomienda el fabricante del vehículo. Las presiones de aire pueden variar entre los neumáticos delanteros y traseros. Si su vehículo ya no está equipado con los neumáticos del tamaño original, consulte con su concesionario Toyo para obtener información sobre el inflado apropiado.

CUÁNDO CONTROLAR LA PRESIÓN DEL NEUMÁTICO

Controle la presión de inflado, incluida la llanta de refacción, al menos una vez al mes y antes de cada viaje largo. Los neumáticos deben controlarse cuando están fríos (antes de haber recorrido una milla). De lo contrario, sus neumáticos se habrán calentado, lo que aumenta varias libras la presión de aire en el interior. Si debe conducir más de una milla para obtener aire, registre la presión de cada neumático antes de comenzar. En la estación, vuelva a medir el inflado de cada neumático y, si ha aumentado la presión, ajuste la cantidad de presión de aire adicional necesaria. Por ejemplo, si la presión en frío debería ser 35 psi, pero era 28 psi y la presión actual es 33 psi, debería inflar los neumáticos en caliente a 40 psi. Nunca purgue o disminuya la presión de aire en un neumático caliente. No mantener las presiones de inflado correctas podría acelerar el desgaste y causar un desgaste irregular de la banda de rodadura, maniobrabilidad inadecuada del vehículo y acumulación excesiva de calor, lo que podría provocar la falla del neumático.

¿CÓMO PIERDEN PRESIÓN LOS NEUMÁTICOS?

Los neumáticos pierden presión de forma natural mediante el proceso de permeación o el paso de aire por los poros del neumático. Los cambios en la temperatura exterior pueden afectar la velocidad a la que el neumático pierde aire. Este cambio es más pronunciado en climas calurosos. En líneas generales, un neumático pierde una o dos libras de presión de aire por mes en climas frescos y aún más en climas calurosos. Recuerde que el inflado insuficiente es la principal causa de fallas de neumáticos, por lo que debe verificar la presión de inflado con regularidad.

USO DE SU LLANTA DE REFACCIÓN

Muchos vehículos modernos están equipados con ruedas y llantas de refacción temporales que difieren de sus neumáticos y ruedas regulares. Es importante que tenga en cuenta que estas llantas tienen muchas más limitaciones que un neumático típico, lo que incluye la velocidad y la distancia de manejo recomendada. Algunos requieren una presión de inflado superior o el uso de cartuchos especiales para inflar el neumático. Familiarícese con la llanta de refacción leyendo el manual del propietario y la banda lateral de esta. Y recuerde controlar con frecuencia la presión de aire de su llanta de refacción.

OTROS CONSEJOS

– Nunca purgue o disminuya la presión de aire cuando los neumáticos estén calientes. Es normal que las presiones se acumulen después de conducir.

– Asegúrese de que todas las válvulas y extensiones de los neumáticos estén equipadas con tapas para válvulas con tapones de caucho para evitar el ingreso de suciedad y humedad.

– Instale un nuevo conjunto de vástago de válvula cada vez que reemplace un neumático.

– El inflado insuficiente o la sobrecarga crean una cantidad excesiva de calor y pueden dar lugar a una falla del neumático, lo que podría derivar en el daño del vehículo o en una lesión grave o la muerte.